lunes, 17 de agosto de 2009

PALABRAS LETRAS Y PROPIEDAD

Desde hace algún tiempo la Sociedad General de Autores de España SGAE se parece más a la Inquisición que a una organización creada para proteger a los autores de la expiliación, de los plagios y la utilización libre y gratuita de sus obras. Realmente la concepción inicial de la sociedad parece positiva, pero cuando se llega a los límites en los que nos encontramos debemos de mirar desde otra perspectiva y reconocer nuestros errores.
La semana pasada la SGAE denunció y solicitó al pueblo de Zalamea de la Serena la cantidad de 12.000 Euros por la representación popular que realizan los habitantes de la localidad cada agosto. Una representación que, gracias al apoyo de los extremeños y visitantes y la pasión de los intérpretes, se ha convertido en Fiesta de Interés Turístico Regional de Extremadura. Más de 600 vecinos participan en la obra, elaborando sus propios trajes y siempre con la aportación altruista que nos da la ilusión. Tres meses de arduos ensayos, repeticiones, retoque de vestuario, animales prestados, todo se une en el fin de semana en el que se representa la obra. Obra que no es la original de Calderón de la Barca, sino una adaptación de Francisco Brines, que la regaló al pueblo de Zalamea y que se leva representando de esta forma 15 años.
Con qué derecho la SGAE reclama la Ayuntamiento de la localidad una cantidad, por mínima que fuera, que no es el caso, por la representación de una obra donada por el legítimo autor de la misma y que se ha conformado como uno de los atractivos turísticos de la zona. Todos podemos reclamar nuestros derechos y lo que se considera nuestro legalemente, por lo que también podremos reclamar el derecho a disfrutar de un regalo, sin ataduras y sin pagos, sin reproches porque los regalos son altruistas, hechos desde el corazón y libres. Por ello, la SGAE, no debería reclamar lo que no es suyo, si en su momento el autor no lo consideró oportuno.
¿Quién vive de la recaudación de la SGAE?, ¿luego se reparte entre todos los músicos que tienen que pagar por interpretar sus propias canciones?. Yo creo que no. La cultura debe ser gratis, sin que por ello no haya que proteger a los autores de la misma. Sinceramente, la música no se hubiera convertido en lo que hoy es para la humanidad si una Sociedad de Autores hubiera hecho esto en el siglo XV.
¿Cuánto os va a cobrar la SGAE por leer este post?, quizá hoy nada, pero dentro de poco, si permitimos que esto continúe así, deberemos pagar por leer una nota pegada al frigorífico.

3 comentarios:

Tercera Opinión dijo...

Pero lo que no se le puede negar a los miembros y empleados de la SGAE es que son profesionales, pues son capaces de llegar hasta el pueblo más recóndito y averiguar si se está realizando algún acto cultural que no haya pasado por caja.

Te invito a leer mi artículo: SÍ LA SGAE VIGILASE LOS MONTES...

http://www.terceraopinion.net/2009/08/16/si-la-sgae-vigilase-los-montes/

Un saludo.

mikelo dijo...

Hola María José, que tal?. Estoy de acuerdo con tu opinión y me encanta la ironía en todo escrito que se precie, porque es una de las manifestaciones más elevadas de inteligencia.
Un saludo, Miguel Ángel.

anapedraza dijo...

¡Hola María!

Lo que no puede ser, es que cobren de por vida por unos derechos. Por ejemplo, yo invento algo y lo patento, los derechos son por un máximo de 10 años, a partir de ahí lo puede hacer cualquier y no debe de pagar nada, ¿por qué no se hace lo mismo con la propiedad intelectual?

Los de S.G.A.E. van de chulitos, pero no van a ganar, tienen a todos en contra.

Un beso.

MIGUEL