lunes, 3 de marzo de 2008

MANIFESTACIÓN POLÍTICA

Todos vemos en la televisión como muchos personajes públicos de EEUU muestran su apoyo a distintas campañas políticas y aportan su imagen y poder de convocatoria para que un candidato tenga más publicidad o visibilidad en los medios de comunicación. Ayer la sexta analizó una extraña circunstancia que se da en España, la mayoría de los personajes públicos españoles no quieren dar su opinión política por miedo a que esto repercuta negativamente en su carrera profesional. Algo que desde mi punto de vista es una injusticia. En primer lugar y cómo se exponía en el reportaje "Poner la cara", que todos los ciudadanos tienen derecho a expresar libremente su opinión política sin que esto suponga una consecuencia directa en su trabajo. Y segundo por que no me parece justo que en España no se crea en la profesionalidad de los trabajadores. Es decir, que no por tener unas ideas políticas los empresarios crean que uno no va a hacer su trabajo correctamente. Y esto me parece una injusticia aún más grave por que nadie valora la profesionalidad de los demás trabajadores según si expresan o no su condición política. Por poner un ejemplo, imaginemos que un militante de un partido político se quiere hacer una casa y contrata a una constructora, entre los trabajadores se encuentra una persona que tiene unas ideas políticas distintas a la del propietario. Si hicierámos la misma valoración con los personajes públicos (agrupemos aquí a los cantantes, actores, escritores, periodistas...) que con este trabajador, no le daríamos trabajo ya que sospechamos que esta persona puede hacer mal su trabajo porque no comparte las mismas ideas políticas que el que le contrata. Espero que este ejemplo nos haga ver que esta actitud es un poco absurda, la mayoría de las personas desempeñan su trabajo de la mejor forma posible, independientemente de sus ideas políticas, sea cual sea su voto en unas elecciones o la forma de ver la sociedad. Es difícil eliminar esta característica de la sociedad española, pero creo que todos podemos intentarlo y confiar en la profesionalidad de las personas por encima de sus creencias personales. La política es una parte más de la vida, como la religión, la forma de vida y las costumbres de cada uno y no un identificativo que puede clasificar a las personas en dos grupos: los buenos y los malos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola María como siempre estoy de acuerdo contigo. yo no tengo ninguna reticencia de decir lo que pienso, y respeto lo que los demás piensan. pero no siempre es así y menos en unos medios tan politizados y parciales como los españoles. una lástima. debemos tener presente que nunca los buenos son tan buenos y los malos tan malos en politica también. por cierto me animo, que cojo...!! YO VOTARÉ A ZP. jajaa

besotes wapetona mjmelado

Miguel dijo...

No vi el programa, aunque me hubiera gustado. Así que no puedo opinar.

María dijo...

Creía que me explicaba bien en mis post, pero por la respuesta de Miguel veo que no. Lo único que quiero decir es que todo el mundo tiene derecho a opinar sobre lo que quiera y más sobre política y que esa opinión no debe condicionar nuestra relación con los demás, como bien dice María José el respeto es lo más importante. Ahh, yo también daré ejemplo, aunque creo que los que me conocen bien saben cual es mi postura política, yo también votare a Zapatero.

Anónimo dijo...

Having read your commentary I have only one comment to make, and although I don't wish to bring down the level of intellect in this discussion, I feel that I cannot comment with much authority about much else in Spanish politics: it seems to me that Zapatero bears an uncanny relation to Mr Bean. No? Tell me it's not true!

Take care,

J

María dijo...

J, muchas gracias por tu comentario. Bueno, no te creas que esta discusión es tan intelectual, jaja. Sí tienes razón, Zapatero tiene un parecido muy razonable con Mr Bean. Jaja. al final los españoles y los ingleses nos parecemos más de lo creemos. besos y gracias.