domingo, 21 de diciembre de 2008

DINERO, SUERTE Y FELICIDAD


Mañana es el gran día, toda la ilusión, los sueños y los deseos pueden hacerse realidad mañana. Lástima que la culpa de todo esto la tenga el dinero. Mañana, a unos cuantos afortunados dejarán de preocuparle la letra de la hipoteca, los menús económicos o esa gran crisis de la que todo el mundo habla. Mañana unos celebrarán con cava y gritos delante de las cámaras que han dejado de ser pobres o que se han quitado de encima unas cuantas preocupaciones, mientras que otros veremos cómo se puede concentrar toda la alegría a las puertas de una administración de lotería, miles de sonrisas y la envidia de poder estar en el lugar de uno de ellos.
Pese a todo, nadie nos podrá quitar la ilusión que hemos tenido durante los últimos días, las fantasías acerca de qué hacer con tanto dinero o la gente a la que le daríamos una alegría si el número impreso en nuestro décimo fuera el mismo que sale en una bolita.
Y si no nos toca, siempre nos queda el consuelo de repetirnos, hasta que nos nos parezca tan malo, que el dinero no da la felicidad, que nos conformamos con no estar peor de lo que estamos o de pasar otra Navidad junto a los nuestros.
Siempre hay consuelo para todo, pero deberíamos reflexionar más días al año sobre esta gran verdad: el dinero no da la felicidad. Deberíamos dejar a un lado las horas extras por pasar un poco de tiempo al lado de nuestra familia, dejar de ir a las tiendas a comprar eso que a mi vecina le queda tan bien, dejar de medir la felicidad, la alegría y lo buena que es la vida por el número que ponga en nuestro billete.
Dejar de pensar que todo en la vida se compra con dinero. Para que estas navidades no volvais a a querer ser uno de los que abre una botella de cava en la calle, y que os riais con vuestros amigos, familiares de lo buena que es la vida.

FELIZ NAVIDAD A TODOS Y UN POQUITO DE SUERTE PARA MAÑANA

Ahh, muchas gracias al blog de anapedraza, siempre les estoy agradecida por el apoyo que me dan. Pensaré a quien le daré el premio. Yo no hubiera elegido un nombre mejor.

2 comentarios:

anapedraza dijo...

¡Qué razón tienes María! Te deseo que te toque El Gordo en cuanto a mimitos recibidos de tu familia, El Gordo en cuanto a la vida sentimental, El Gordo en cuanto al curro (aunque el dinero no da la felicidad, calma los nervios), y que no te toque El Gordo en: hipocresía, cinismo, cabreos, desgracias, malos rollos, etc. etc.

¡Un abrazo!

MIGUEL

anapedraza dijo...

¡Hola María!

Voy a aplicar el método que dices en la vida privada, además soy tonto (en el trabajo sí lo aplico).

¡Feliz Navidad! ¡A pasarlo bien!

MIGUEL