martes, 10 de noviembre de 2009

LA CAÍDA DE UN MURO, 20 AÑOS DESPUÉS


No sé que estaba haciendo en ese momento, Ni tampoco qué pensé aquel día. Tan sólo tenía 5 años, pero pronto comprendí que ese muro era importante, pero que su caída lo era aún más.
Aún sin recordarlo, puedo sentir, aproximadamente lo que sintieron los que cruzaron los pasos fronterizos esa noche.

Incrédulos, como casi siempre, pero esperanzados como casi nunca, oyeron en la televisión que las fronteras se abrían desde ese mismo momento. Se echaron a la calle, fueron a las puertas y se encontraron con ellas cerradas, como siempre desde hace años. Fueron llegando poco a poco, no pretendían dejar sus casas si comprar como locos lo primero que vieran tan sólo querían volver a pasear por las calles de una ciudad que había sido suya. Una ciudad por la que pasearon, disfrutaron, odiaron e incluso se enamoraron, una ciudad que les habían arrebatado. Una puerta, la de Branderbusgo que nunca volvieron a ver.

Pero esa noche todo fue diferente, los guardas cedieron, abrieron las puertas y los que esperaban pasar por ella, lo hicieron, se reencontraron con sus familiares, los que estaban al otro lado y se sintieron de nuevo berlineses, al poder caminar libres por cada una de sus calles, al recordarlas, auqnue habían cambiado lo suficiente como para que no fueran reconocibles.

Aquella noche algo cambió en el mundo, algo dejó de enfrentarnos. Se acabó la Guerra Fría y con ella el régimen comunista. Aún quedaban muchas cosas que cambiar en el mundo. No todo se arreglo con abrir las fronteras, con derrumbar el muro, sin embargo fue el primer paso, quizá el más difícil.

Por ello deberíamos aprender cada día a abrir una puerta, a atirar un muro y hacer más fácil a los demás pasear tranquilos por las calles de la libertad.

4 comentarios:

ROSA G.C. dijo...

Muy buen artículo, sigue así...
Saludos
Rosa.-

anapedraza dijo...

¡Hola María!

Cambió el mundo, y un ejemplo de como se puede hacer de forma pacífica.

¡Un beso!

MIGUEL

Anónimo dijo...

muy bonito final.
yo estuve junto a un trozo del muro en la expo de sevilla y aunque no sabía poqué, sé que en aquellos momentos pensé que no me debía olvidar de lo que estaba viviendo.
mil besos, ya sabes quien soy no?

jj68 dijo...

¡Hola María!

Yo en ese día me emocione mucho, vi como se hizo un gran cambio y ejemplo.
La !libertad¡ dentro de su mismo pais fué un echo.

Chao Chao.