martes, 1 de julio de 2008

LA DULCE VICTORIA


Yo aún no me lo creo, será que no estamos acostumbrados a ganar a que sean nuestros futbolistas los que levanten la copa y que sean otros los que se quedan sentados en el césped viendo a los otros disfrutar. La emoción de ganar nos embarga y no podemos evitar salir a la calle, pintarnos la cara y gritar "Que viva España". La verdad es que para una vez que ganamos nos merecemos explotar de alegría, volvernos locos y disfrutar, porque cualquiera sabe cuando volveremos a tener algo que celebrar y más aún cuando dentro de dos días tendremos a otro seleccionador nacional, que quizás, para querer diferenciarse de su predecesor elegirá a otros jugadores y impondrña nuevas reglas a un equipo que ha tardado muchos meses en serlo. La no renovación de Luis Aragonés es una decisión poco acertada, ya que hemos soportado a otros seleccionadores que no lograron pasar ni una sola vez de cuartos y nadie les conseguía echar ni con agua caliente. Simplemente por llegar a la final y para reconocer su trabajo deberían darle un voto de confianza. Quizás dentro de unos meses volveremos a no pasar de cuartos y a ver como otros ganan los titulos, pero algo nos quedará: estos momentos que hemos vivido y la sensación de que podemos, aunque no siempre lo consigamos.

2 comentarios:

miguel dijo...

Primero: no hemos ganado nosotros, han ganado los que han jugado los partidos. Ni tu ni yo hemos ganado nada. ggg.

Y segundo: El seleccionador se va a turquia porque con la selección gana 600.000 euros y en turquia va a ganar 3.000.000 de euros.
Está claro, vamos, yo no me quedaría, hay que ser tonto. Y que nadie venga diciendo que lo haga por españa y esas gilipolleces.
Saludos.

Anónimo dijo...

In response to the first post:

Unless you were joking, then your attitude suggests that we should not bother to get excited about anything. What a depressing world that would be.

Anyway,

And now Spain has something else to celebrate!

Long time no speak!

Take care