miércoles, 25 de julio de 2007

DROGAS Y DEPORTE


Una vez más el Tour de Francia se pone de actualidad debido a un nuevo caso de dopaje de un corredor, no es el primero de esta edición, Alexandre Vinokurov fue expulsado de la competición del Tour por serle detectada una transfusión de sangre que le hizo ganar la etapa de contrarreloj, y es posible que no sea el último. Esta es una situación que desprestigia al ciclismo y crea alrededor de los deportistas un halo de duda y desconfianza. Y no es de extrañar, en los últimos años los casos de dopaje se han aumentado y cada vez los controles son más estrictos. Y no será casualidad, yo no creo en los superhombres, la mayoría de los cuerpos biológicamnete son iguales, es verdad que unos pueden tener una mayor resistencia al dolor y que el entremaniento hace que un cuerpo pueda resistir grandes esfuerzos físicos, pero de ahí a creer que más de 200 hombres puedan durante un mes recorrer más de 200 kilómetros bajo un sol abrasador, el viento en contra y unos puertos de montaña con un desnivel altísimo, me parece absurdo. Las personas tienen un umbral del que no pueden pasar, del dolor, físico o psiquico. si con algunas sustancias este umbral se aumenta, pues se utilizan. De hecho a mi no me parece bien, incluso creo que va en contra del espíritu deportivo, pero hay que ser realistas, es algo que sucede en muchos deportes, pero principalmente se ve en el ciclismo. Ser el mejor del mundo cuesta y como en todas las competiciones siempe hay quien hace trampa o que las hace mal y or eso lo detectan. Creer ahora en el ciclismo es algo casi imposible, y quien se quiera vendar los ojos que lo haga, pero lo que es un hecho es que la mayoría de los ciclistas se dopan, unos son pillados en los controles y otros tomarán sustancias que aún no se pueden detectar, todos hacen trampa por ser el mejor corredor. Pero sin duda, casi ninguno piensa en las consecuencias, enfermedades, depresiones y dependencia es lo que se encuentran muchos ciclistas al acabar su vida deportiva. Es un alto precio a pagar pero mientras se está en lo alto del podio no se ve lo que quedará al bajarse de él.

1 comentario:

Miguel dijo...

Primero, el espíritu deportivo no está en el deporte profesional. Quiero destacar que el deporte profesional no es deporte, es espectáculo.

En estados unidos ya lo tienen bastante claro.

El problema del ciclismo con el doping es que parece que es el que tiene más clara la causa-efecto. Más doping - más corro. Pero doping hay en todos los deportes como bien dices.

Solo un apunte: Roberto Heras fué sancionado al dar un positivo con no se que sustancia (no me acuerdo). Solo se que Roberto Heras es ahora mal visto. Gasol de la NBA es sin embargo un Dios, sin embargo él y todos los de la NBA se toman esa misma sustancia sin problemas, y no pasa nada.

Muchas veces el doping se da en ciclismo no por ser el mejor, sino sólo por tener oportunidad de participar en el primer equipo en las mejores competiciones, pues la filosofía de los equipos de ciclismo no es: "vamos a hacer estos entrenamientos con los que rendiremos en estas carreras y tal ..." sino que es la siguiente: Yo soy el director de este equipo: me da igual lo que hagais, si andaís (sois buenos) os llevo a las carreras, sino pues no.

Yo personalmente veo muy bueno que se dopen lo que les de la gana. Yo quiero ver espectáculo, y mientras más puertos les metan mejor, y mientras más caras de sufrimiento tengan mejor, me dan igual los ciclistas, yo quiero espéctaculo. Otra cosa es que eso repercuta en las escuelas que quieren imitar a los grandes. Y eso ya no me da tanto igual.

Bueno, no me extiendo más. Un saludo. Ya si eso seguimos debatiendo este tema.